Nosotras

Nuestro comienzo

Todos deberíamos tener eternamente a esa persona que tanto admiramos, valoramos y queremos… en mi caso esa guía es mi abuela materna : María.

María nació en los años 30; en una época muy dura en la que las mujeres apenas tenían espacio para la improvisación. Por aquel entonces, estaba muy claro lo que se esperaba de una mujer. En el mejor de los casos, era una vida dedicada al servicio de los demás y al trabajo. Digamos que había muy poco lugar para la realización personal… Mi abuela, no fue nunca una mujer conformista, y desde muy pequeña decidió que lo importante no eran las circunstancias, sino lo que uno hace con esas circunstancias. Viviendo a caballo entre España y África, al otro lado del Mediterráneo, creció rodeada de mujeres que ponían el cuidado personal y la belleza en un lugar muy privilegiado… con ese gusto por lo bello, decidió hacerse modista y dedicó buena parte de su vida a hacer que las mujeres que la rodeaban se sintieran a gusto con ellas mismas.

 

No importaba el tiempo que hiciera fuera o dentro de casa, que las cosas fueran bien o mal, que ella se sintiera alegre o cansada… mi abuela, siempre iba impecable. Siempre tiene una sonrisa y nos transmite esa elegancia al hablar. Ella me enseñó que cuando te sientes bien por fuera, tienes más fuerza para afrontar lo que la vida te traiga. Que cuando te cuidas, te respetas a ti misma. Que cuando velas por tí, puedes ofrecer tu mejor versión a los que te importan.

Mi abuela María tiene al dia de hoy 90 años y sigue siendo mi inspiración. Gracias a ella dedico mi vida a sacar lo mejor de los demás, empezando por su aspecto. “Si nosotros mismos no nos cuidamos, nadie lo hará”, eso me dice María.

 

Después de trabajar por cuenta ajena y realizar muchos estudios sobre el mundo de la belleza, por fin en 2010 decidí dar el gran salto y sumergirme en el mundo empresarial para comenzar a dar forma a mi sueño de ayudar a cada persona a sentirse mejor consigo misma.

 

Para abrir mi primer centro, especializado en uñas, seleccioné un recurrido Centro Comercial de la capital de España, Madrid. Ese fue el comienzo de una apasionante aventura que sigue sorprendiéndome cada día. Ha llovido mucho desde entonces y hoy, la Femme se ha convertido en un centro de referencia donde realizamos servicios especializados en : la  mirada como extensión de pestañas, depilación con hilo, microblading (delineado de ojos, diseño de cejas, perfilado de labios) cuidado de manos y pies, presoterapia, cavitación, vacum, depilación laser… Y donde, sobre todo, animamos a nuestras clientas a sentirse bien consigo mismas cada día.

 

La femme es un homenaje a la mujer: a la capacidad de adaptación, a la lucha, a la perseverancia, a todo aquello que forma parte de nuestra esencia y que, tan a menudo, se nos olvida poner en valor. Ser mujer nunca ha sido fácil, siempre se ha esperado mucho de nosotras y, a veces, esa exigencia empieza por nosotras mismas. Nos autoexigimos. Nos centramos en dar, y nos olvidamos de recibir.

 

Mi abuela María me sigue recordando, cada día, que la actitud con la que afrontamos la vida depende de nosotros. En la femme creemos que el pilar de esa actitud es sentirnos bien con nosotras mismas, por fuera y por dentro, para poder ser nuestra mejor versión. Si le sonríes al mundo, el mundo te sonreirá.

 

Da igual que seas empresaria, madre, amiga, hija, esposa, empleada o abuela… ante todo, eres tú, eres la femme. Díselo al mundo. 

 

Sandra Garcia

La femme

Ir arriba
× ¿Cómo puedo ayudarte?